Cerrar

Pilar Prados (Bounsel): "facilitamos la gestión de contratos a través de la Inteligencia Artificial"

Entrevista a la CEO de Bounsel, finalista de la segunda edición del Programa Órbita

Pilar Prados es la CEO de Bounsel, una de las empresas seleccionadas como finalistas de la segunda edición del Programa Órbita. Hablamos con ella para conocer con más detalle su proyecto, que ya es una realidad.

¿Cuál es, en resumen, la propuesta de valor de vuestra empresa?
En pocas palabras, en Bounsel estamos creando una plataforma inteligente de gestión de contratos impulsada por Inteligencia Artificial (IA). Nuestra propuesta de calor se define en 5 pilares: por un lado, cerrar contratos de forma mucho más rápida, ágil y amable para el usuario, mejorando la experiencia de usuario. Por otra parte, al automatizar el proceso de gestión, ayudamos a aumentar la eficiencia en la organización, para que los abogados sean más eficientes, a través de herramientas como una herramienta colaborativa, inspirada en el muro de Facebook, o por ejemplo con un to-do list inspirado en Trello. En tercer lugar, buscamos empoderar a los equipos jurídicos para mejorar su trabajo a través de la IA, y aplicando Big Data. Hay que entrenar a la máquina porque en este campo hay muy poco desarrollado en IA en español en el ámbito legaltech. En cuarto lugar, está el tema de los KPI: los contratos son activos con información muy valiosa y desaprovechada hasta ahora, y debemos cambiar la concepción de malo de la película: el abogado puede y debe ser un advisor de negocio que ayude al directivo a tomar decisiones. Finalmente, el quinto pilar son las integraciones: hoy el proceso de trabajo sigue siendo muy arcaico, con mucho margen de error humano, y con nuestro sistema el proceso es más fluido y se mitigan costes.

¿Cuáles son los orígenes, cómo surgió el proyecto?
Nuestra historia es curiosa: mi socio Marcos Sanz y yo somos valencianos, pero ambos hemos dado bastantes vueltas por el mundo. Yo me fui a los 18, estuve con beca en Madrid, empecé en 2010 en Cuatrecasas y luego me ficharon para un programa internacional en Nueva York y Sao Paulo. En total, casi 6 años fuera. Tenía 30 años cuando decidí volver. Por su parte, Marcos es ingeniero informático por la UPV, y él empezó aquí como desarrollador, pero hacia los 25 años desató su vena emprendedora y empezó a hacer aplicaciones de herramientas de growthkaching, a liderar proyectos… y estuvo en EEUU, Polonia y Dinamarca. En torno a los 30 también pensó en volver a Valencia.

El caso es que nos conocimos en un evento del ecosistema emprendedor, cuando él lideraba una insurtech participada por Demium, en 2017. Mi perfil cuadraba para ese proyecto y estuvimos trabajando juntos en él un tiempo, muy bien y a gusto, pero yo tenía la intuición de que profesionalmente no era lo mío. Total, que luego él también acabó dejándolo, tras un acuerdo con sus socios.

Entonces, decidí que tenía sentido crear una solución en legaltech, había una oportunidad de mercado. En EEUU se estaban haciendo cosas muy interesantes y tomando mi experiencia y la de Marcos vimos que hacíamos un buen equipo para un proyecto así. Le comenté cómo se trabajaba en una gran firma… hicimos análisis de mercado, vimos lo mejor de cada uno y lo que se hacía mal… y validamos la idea y empezamos. Empezamos con el proyecto en octubre de 2018, con una inversión propia de 50.000 €.

¿Quiénes componéis el equipo?
Pues además de los fundadores (ríe), se acaba de incorporar Lorenzo Pràvata en funciones de marketing digital, entre otras. Con ello hemos cubierto un perfil que nos faltaba, porque contamos también con convenios con varias universidades extranjeras y nacionales, y por esa vía recibimos becarios, trainees de unos meses… Hemos tenido a gente de muchos orígenes, desde el principio. Además, desde septiembre daremos clases en ESADE, sobre programación para abogados y aplicaciones tecnológicas.

¿Hasta qué punto la IA puede llegar a una solución final en la gestión de algo tan delicado como los contratos?
Es increíble: más del 95% de las empresas sigue redactando de manera manual los contratos, cuando casi todo se hace online. Al sector jurídico aún no se ha llegado. El problema es que si coges agregado lo que las empresas pierden al año son más de 130.000 millones de dólares al año. Los contratos los lee quien los redacta, quien los firma, y luego se guardan bien. Y contienen información. Y como se olvidan y no se hace una buena gestión de los mismos, por esos errores humanos se cometen muchos errores que salen caros: cláusulas de no competencia, cláusulas de exclusividad con ciertos proveedores, quiere despedir a un trabajador y no se da cuenta de que tenía pactada una indemnización alta… y así suma y sigue. En definitiva: a priori, cuando se está redactando, se puede optimizar mucho la revisión. Y la interpretación de contratos es un área totalmente a explorar porque sólo se están haciendo pinitos en inglés.

¿Por qué os presentásteis a la convocatoria de Órbita? ¿Qué es lo que más valoráis del programa?
Fue curioso: conocimos a Orfeo Balboa (director del programa) y tuvimos varias reuniones en diferentes encuentros sobre tecnología. Él nos animó a solicitar la participación. Lo vi superinteresante, porque pensé que estamos yendo muy rápido, que en medio año hemos conseguido muchas cosas... pero es verdad que nos podría aportar mucho valor recibir semanalmente una formación de modelo de negocio, metodología Lean, sobre el funnel de ventas, entre otros temas. Siempre es bueno escuchar y si la gente que te viene a hablar son expertos en la materia, es para estar muy contentos.

Desde vuestra experiencia, ¿cuáles son los aspectos más importantes en los que se puede apoyar desde fuera a un emprendedor?
A los emprendedores hay que darles visibilidad, eso también lo valoro mucho de Órbita. Al final, hay que llegar a mucha gente y nunca sabes de dónde te vendrán las oportunidades. Además, hay que aportarles mucho coaching, mentoring, etc, porque es clave que alguien te pueda orientar en eso. Luego, estar el ganar perspectiva, y por supuesto, el tema de la financiación. Hoy, las ideas no valen nada, lo que cuenta es la ejecución.

¿Consideráis que la innovación que generan las startups es suficientemente aprovechada por la gran empresa, en el sector legal?
El mercado legal aún está bastante verde: comparado con finktech o insurtech, el legaltech está empezando. Ahora hay bastante movimiento en España pero es curioso: son las grandes empresas. Las pymes aún no lo ven como su prioridad, las grandes sí. La transformación en el sector legal será liderada en España por las empresas del Ibex 35. En sectores muy maduros, con mucha competencia, ¿cómo te diferencias? Pues a través de la innovación, para optimizar costes y generar nuevos ingresos… existe esa presión para incluir herramientas que les ayuden a ser más productivos. Y la asesoría jurídica ya tiene este presupuesto para hacer innovación. Nuestros potenciales clientes son startups con muchos contratos a nivel internacional; empresas que trabajan con el extranjero y grandes despachos más abiertos a la innovación, los que tienen más de 1.000 abogados, es decir, despachos con gran reputación.

¿Cuáles son, a vuestro juicio, las aptitudes y capacidades que debe reunir un emprendedor para conseguir el éxito?
Una aptitud esencial es ser resiliente, adaptarte rápidamente a todo. Reaccionar rápido al cambio, saberte adaptar al medio, a las nuevas circunstancias del mercado, ser muy rápido. Porque al final todos debemos ser muy ejecutivos. La segunda cualidad es esa, la ejecución. Lo que importa es llevar a cabo las ideas, la ejecución, sin perder el foco. Y esa es la tercera, la visión. Que el largo plazo esté alineado con el corto.

4.5
visitas hoy 5 · visitas total 687

Url: http://ceeicastellon.emprenemjunts.es/?op=8&n=19362

Comentarios

Usuario sin logear

Envía tu comentario

Debes iniciar sesión - Hoy 13:16

Título:

Comentario:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar